El título es apelativo: “La luz solar destruye el coronavirus rápidamente, afirma nuevo estudio”. El texto de la publicación hace mención a que el aumento de la temperatura y de la humedad también perjudica la resistencia del nuevo coronavirus, ya sea en superficies o en el aire.

Si bien esta publicación fue compartida en las redes sociales por cientos de personas, usuarios de Facebook la denunciaron como falsa o engañosa.

¿Se confirma que un estudio científico revela que la “luz solar destruye el coronavirus rápidamente”?

El día 23 de abril de 2020, William Bryan, científico responsable del Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos (EE.UU.), presentó en conferencia de prensa los resultados de un estudio que demuestra que el nuevo coronavirus SARS-CoV-2 es vulnerable a los rayos ultravioleta de la luz solar, como también a los aumentos de temperatura y de humedad.

“Lo más impresionante que observamos hasta el momento es el poderoso efecto que la luz solar parece tener sobre la muerte del virus, tanto en superficies como en el aire”, afirmó William Bryan, en conferencia de prensa en la Casa Blanca. “Vimos un efecto similar con la temperatura y la humedad. El aumento de la temperatura o de la humedad, o de ambas, normalmente es menos favorable para el virus”.

Nuno Saraiva, profesor de Virología en la Universidad Lusófona, explicó a Polígrafo como se elaboran tales hipótesis: “estos ensayos se realizan colocando el virus en un determinado contexto –temperatura, humedad, etc. –, luego se cuentan las horas a partir de ese momento para ver cuántos virus iniciales son aún infecciosos. Es decir, que todavía son capaces de causar una infección”.

Tanto las declaraciones de Bryan como las conclusiones del estudio publicadas por varios periódicos internacionales de hecho señalan que la vida media del virus, es decir, el tiempo necesario para que la cantidad de virus se reduzca a la mitad, varía en función de la luz solar, de la temperatura y de la humedad a las que fue sometida la muestra.

Cuando la luz solar incide en la muestra, el tiempo de vida media del SARS-CoV-2 puede variar entre 1,5 y 2 minutos en el aire o en una superficie no porosa respectivamente. Cuando se retira el factor de la luz solar, el tiempo de vida media aumenta y puede tener una duración entre 1 a 18 horas. Con temperaturas entre los 21ºC y los 24ºC y una humedad baja, el virus demora más tiempo en alcanzar la vida media. Para el caso de las superficies no porosas, se necesitan 18 horas. El estudio demuestra además que al elevar los niveles de humedad, el tiempo de vida media se reduce a un tercio y, cuando la temperatura sube hasta los 35º, el período baja a una hora.

No obstante, William Bryan advirtió que sería “irresponsable” concluir que la meteorología de verano elimina el coronavirus o que las personas deben ignorar las recomendaciones de distanciamiento social y confinamiento actualmente vigentes.

Es justamente en ese sentido lo que sugiere el título de la publicación en análisis, por lo que puede inducir a error a los lectores.

Pero tal como destacó el periódico The Washington Post en un artículo publicado el 24 de abril, los resultados del estudio aún son “preliminares” y persisten “muchas incertidumbres” en cuanto a las respectivas conclusiones. En el plano político, el presidente Donald Trump hizo mención al estudio en el sentido de anticipar que la propagación del coronavirus deberá culminar durante los meses de verano debido al aumento de temperatura asociado.

A vitamina D é eficaz na prevenção e combate à Covid-19?
créditos: Poligrafo

La resistencia del virus SARS-CoV-2 a la temperatura y a la humedad ya se conocía. La novedad del estudio consiste en el impacto de la luz solar. Según otro estudio publicado en la revista The Lancet, y que fue utilizado como una de las referencias en el medio científico, el virus tiene una estabilidad alta en un ambiente de 4ºC, pero se vuelve inactivo en cinco minutos cuando la temperatura aumenta a 70ºC.

Nuno Saraiva, profesor de Virología en la Universidad Lusófona, explicó a Polígrafo como se elaboran tales hipótesis: “estos ensayos se realizan colocando el virus en un determinado contexto –temperatura, humedad, etc. –, luego se cuentan las horas a partir de ese momento para ver cuántos virus iniciales son aún infecciosos. Es decir, que todavía son capaces de causar una infección”.

Sin embargo, el mismo experto aclara que “estamos hablando de cuánto tiempo el virus sobrevive como partícula viral, como algo fuera del organismo, ya sea en la superficie o en el aire. No es por estar en el ambiente de un sauna, por ejemplo, que uno va a resolver más rápidamente la infección”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también remarcó que la exposición al sol no previene el contagio de SARS-CoV-2. “Se podrá contraer Covid-19, más allá de cuán caluroso esté el tiempo. Países con climas calientes reportaron casos de Covid-19”, informa la página oficial de la OMS, refutando el mito de que la exposición a la luz solar es una forma eficaz de prevención.

___________________________________

Nota editorial: este contenido fue seleccionado por el Polígrafo en el ámbito de una alianza entre la verificación de datos y Facebook, con el objetivo de evaluar la veracidad de la información que circula en dicha red social.

En la escala de evaluación de Facebook, este contenido es:

Parcialmente falso: las afirmaciones de los contenidos son una mezcla de hechos precisos e imprecisos o la principal afirmación es engañosa o está incompleta.

En la escala de evaluación del Polígrafo, este contenido es:

Notificações

Na sua rede favorita

Siga-nos na sua rede favorita.
Impreciso
International Fact-Checking Network