Cada día que pasa hay más información sobre la Covid-19, y la búsqueda de un tratamiento para la enfermedad es una prioridad entre la comunidad científica. Muchos artículos publicados en los últimos tiempos sugieren diferentes sustancias que pueden utilizarse para combatir el nuevo coronavirus, pero la mayoría aún solo son hipótesis. Recientemente, un equipo francés publicó un estudio que relaciona el número de pacientes infectados con el número de fumadores y que sugiere el uso de nicotina en el tratamiento de esta enfermedad.

“En base a la actual literatura científica y a los nuevos datos epidemiológicos que revelan que la condición de fumador parece ser un factor protector contra la infección por SARS-CoV-2, planteamos la hipótesis de que los receptores de nicotina acetilcolina (nAChR) tienen un papel clave en la fisiopatología de la infección por Covid-19, por lo que podrán representar un objetivo en la prevención y el control de la infección por Covid-19”, consta en el artículo del equipo liderado por Jean-Pierre Changeux.

El estudio presenta una relación entre el tabaco y la Covid-19 que aparenta ser positiva, hecho que se contradice con las conclusiones anteriores sobre el riesgo que el tabaco representa para las enfermedades pulmonares y que va en contra de las recomendaciones tanto de la Organización Mundial de la Salud como de la Dirección General de Salud para que los individuos dejen de fumar.

“No existe ninguna lógica en pensar que el tabaco, principalmente el cigarrillo, pero el tabaco en cualquiera de sus formas, protege de las enfermedades respiratorias”, afirma a Polígrafo Tiago Alfaro, vicepresidente de la Sociedad Portuguesa de Neumología (SPP, por sus siglas en portugués) y profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra. “Existen muchos datos sobre la forma en la cual el tabaco se asocia al riesgo de infecciones, principalmente gripe, neumonías y, obviamente, cáncer de pulmón, y además, ya se cuenta con datos sobre la Covid-19 que demuestran, y son bastante claros en ese aspecto, que la enfermedad en los fumadores es mucho más grave”, agrega.

tabaco
créditos: National Cancer Institute

Para el vicepresidente de la SPP, el estudio presenta limitaciones importantes, como no incluir a los enfermos que estaban internados en los cuidados intensivos y tener tasas elevadas de exfumadores. “En el [estudio] francés, la tasa de exfumadores es bastante superior a lo que se esperaba. Probablemente lo que sucede es que cuando se le pregunta a las personas si fuman, ellas responden “no, fumaba”. En el fondo, fumaba hasta hace dos días y, en la práctica, siguen siendo personas con el efecto del tabaco”, explica el profesor.

“EXISTEN MUCHOS DATOS SOBRE LA FORMA EN LA CUAL EL TABACO SE ASOCIA AL RIESGO DE INFECCIONES, PRINCIPALMENTE GRIPE, NEUMONÍAS Y, OBVIAMENTE, CÁNCER DE PULMÓN, Y ADEMÁS, YA SE CUENTA CON DATOS SOBRE LA COVID-19 QUE DEMUESTRAN, Y SON BASTANTE CLAROS EN ESE ASPECTO, QUE LA ENFERMEDAD EN LOS FUMADORES ES MUCHO MÁS GRAVE”, AFIRMA A POLÍGRAFO TIAGO ALFARO, VICEPRESIDENTE DE LA SOCIEDAD PORTUGUESA DE NEUMOLOGÍA.

Para Filipe Froes, neumonólogo y coordinador del Gabinete de Crisis de la Orden de los Médicos, la “desesperación” por buscar soluciones es lo que llevó a encontrar soluciones poco habituales. “Una observación circunstancial en un estudio motivó una validación, pero lo que nosotros sabemos es que en muchos otros estudios, ya debidamente validados, las enfermedades respiratorias crónicas que están fuertemente asociadas al tabaco representan un factor agregado de evolución hacia formas más graves de la enfermedad y un aumento de la mortalidad”.

La explicación presentada en el estudio para el uso de nicotina en el combate a la Covid-19 está relacionada con los receptores ACE-2. Los mismos fueron identificados como los receptores por donde el virus ingresa a los pulmones y se desarrolla. Los ACE-2 se localizan en las mismas células donde actúa la nicotina y, en base a esta premisa, el equipo liderado por Changeux sugiere utilizar parches de nicotina para ayudar en el tratamiento de Covid-19.

“Hasta donde sé, la nicotina no bloquea a los receptores. Ello no quiere decir que no debamos mantener una mentalidad abierta y testear todas las hipótesis, incluso las que puedan parecer disparatadas. Por lo tanto, esto no tiene ninguna validez científica, es apenas una hipótesis de trabajo en la que algunas personas profundizarán y que, sin duda, en dos o tres meses estarán mucho más habilitadas para confirmar o invalidar el verdadero valor”, aclara Froes.

Hospital americano especializado em cancro diz que quimioterapia é
créditos: Poligrafo

PARA FILIPE FROES, NEUMONÓLOGO Y COORDINADOR DEL GABINETE DE CRISIS DE LA ORDEN DE LOS MÉDICOS, LA “DESESPERACIÓN” POR BUSCAR SOLUCIONES ES LO QUE LLEVÓ A ENCONTRAR SOLUCIONES POCO HABITUALES. “UNA OBSERVACIÓN CIRCUNSTANCIAL EN UN ESTUDIO MOTIVÓ UNA VALIDACIÓN, PERO LO QUE NOSOTROS SABEMOS ES QUE EN MUCHOS OTROS ESTUDIOS, YA DEBIDAMENTE VALIDADOS, LAS ENFERMEDADES RESPIRATORIAS CRÓNICAS QUE ESTÁN FUERTEMENTE ASOCIADAS AL TABACO REPRESENTAN UN FACTOR AGREGADO DE EVOLUCIÓN HACIA FORMAS MÁS GRAVES DE LA ENFERMEDAD Y UN AUMENTO DE LA MORTALIDAD”.

“Hasta donde sé, la nicotina no bloquea a los receptores. Ello no quiere decir que no debamos mantener una mentalidad abierta y testear todas las hipótesis, incluso las que puedan parecer disparatadas. Por lo tanto, esto no tiene ninguna validez científica, es apenas una hipótesis de trabajo en la que algunas personas profundizarán y que, sin duda, en dos o tres meses estarán mucho más habilitadas para confirmar o invalidar el verdadero valor”, aclara Froes.

Alfaro también tiene dudas sobre el impacto de la nicotina en los receptores del virus. “Tengo muchas dudas si esta interacción será positiva, incluso porque lo que se evidenció en los fumadores es que tienen más receptores (esto quedó demostrado tanto en los fumadores como en las personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica [EPOC]) por lo tanto, tienen mayor riesgo de contraer el virus”. El vicepresidente de la SPP también menciona que existen otros fármacos que actúan en los mismos receptores que la nicotina y que son más recomendados, ya que no causan adicción a la sustancia.

EL TABACO CONTIENE CERCA DE 4000 SUSTANCIAS, ENTRE ELLAS, MONÓXIDO DE CARBONO Y ALQUITRÁN, QUE SON PERJUDICIALES PARA LA SALUD DEL INDIVIDUO. “LA NICOTINA EN EL TABACO SIRVE ESENCIALMENTE PARA CREAR EL VICIO. LA NICOTINA LLEGA AL PULMÓN Y SUS EFECTOS SON AMPLIAMENTE SUPERADOS POR LOS OTROS 4000 COMPONENTES QUE TAMBIÉN ESTÁN ALLÍ PRESENTES, ALGUNOS DE LOS CUALES SON CANCERÍGENOS”, RECUERDA ALFARO.

Aunque la nicotina llegue a considerarse un valor agregado para el tratamiento de la Covid-19, lo que aún necesita validarse a través de estudios más profundos y ensayos clínicos, ello no significa que el tabaco cree una protección contra el coronavirus. El tabaco contiene cerca de 4000 substancias, entre ellas, monóxido de carbono y alquitrán, que son perjudiciales para la salud del individuo. “La nicotina en el tabaco sirve esencialmente para crear el vicio. La nicotina llega al pulmón y sus efectos son ampliamente superados por los otros 4000 componentes que también están allí presentes, algunos de los cuales son cancerígenos”, recuerda Alfaro.

En la actualidad, la nicotina solo se utiliza médicamente en los tratamientos que tienen por objetivo reducir la dependencia de dicha sustancia y no se la receta como fármaco para ninguna enfermedad.

Evaluación de Polígrafo:

Notificações

Na sua rede favorita

Siga-nos na sua rede favorita.
Falso
International Fact-Checking Network