El 3 de marzo, Agostinho Marques (neumonólogo y director clínico del Hospital Santa Isabel) dio una entrevista a un periódico local de Marco de Canaveses. El médico subrayó que no se justifica “la corrida desenfrenada” para adquirir máscaras, visto que “la máscara es de utilidad apenas para las personas que ya están infectadas, como forma de evitar el contagio a otros”.

“Quien no está enfermo, no debe usar máscara. La corrida desenfrenada para adquirir máscaras es un acto tonto e inadecuado. La persona usa una máscara convencida de que está protegida pero no lo está. Se arriesga a exponerse más de lo que debe porque se crea una sensación de falsa seguridad”, declaró Agostinho Marques.

Verificación de datos

Las directivas de la Dirección General de Salud (DGS) respecto del uso de máscaras fueron contradictorias. En una publicación en Facebook con fecha del 20 de marzo, la DGS subrayó que “no toda la gente debe usar máscara” y que solamente debe usarla “quien tenga recomendación médica para hacerlo”.

De acuerdo con la misma entidad, únicamente personas con enfermedades respiratorias, con sospechosa de Covid-19, enfermos inmunosuprimidos y cuidadores de personas infectadas deberían recurrir al uso de máscaras. Además, la DGS destacó que debería evitarse el uso de máscaras de tela, puesto que podían “acumular residuos o incluso partículas infecciosas”.

Las directivas de la Dirección General de Salud (DGS) respecto del uso de máscaras fueron contradictorias. En una publicación en Facebook con fecha del 20 de marzo, la DGS subrayó que “no toda la gente debe usar máscara” y que solamente debe usarla “quien tenga recomendación médica para hacerlo”.

Sin embargo, el 13 de abril se publicó un nuevo documento de la DGS titulado “Covid-19: Fase de Mitigación – Uso de máscaras en la comunidaden el que se recomienda el uso de máscaras a toda la población en general. En el texto, la DGS “extendió la recomendación de utilizar máscara quirúrgica y otros equipos de protección individual a algunos grupos de profesionales (…) cuando no sea posible mantener una distancia segura entre las personas”.

Por lo tanto, se trata principalmente de profesionales de atención al público, profesionales de la salud, fuerzas de seguridad, etc.

Según la misma publicación, “la eficacia del uso generalizado de máscaras por parte de la comunidad para prevenir la infección no está probada”. A pesar de ello, señala que “frente a la emergencia de una nueva enfermedad, la evidencia va evolucionando en cada momento y se afirma en un modelo colaborativo de experiencias, hasta que surge una evidencia con mayor rigor científico”.

El día 30 de abril, en entrevista con RTP, el primer ministro António Costa anunció que se aplicarían multas a quien no utilizase máscara en los transportes públicos. De acuerdo con el Decreto-Ley 20/2020, que modificó “las medidas excepcionales y temporarias respecto de la pandemia de la enfermedad Covid-19”, se establece la obligatoriedad del “uso de máscaras o pantallas protectoras faciales en el transporte colectivo de pasajeros”, subrayando que el incumplimiento “constituye el no acatamiento y será sancionado con multa” de un valor mínimo de 120 euros y un máximo de 350 euros.

También señala que “estudios recientes muestran que las máscaras quirúrgicas pueden reducir la detección del ARN de coronavirus en aerosoles, con una tendencia a la reducción en gotículas respiratorias, lo que sugiere que las máscaras quirúrgicas pueden prevenir la transmisión de coronavirus al ambiente de personas sintomáticas, asintomáticas o presintomáticas”.

Más adelante sostiene que “en línea con las recomendaciones de la OMS y EDC”, el uso de máscaras debe ser considerado “por toda persona que se encuentre en espacios interiores cerrados con muchas personas (supermercados, farmacias, tiendas o establecimientos comerciales, transportes públicos, etc.)”. El texto agrega que “es una medida adicional de protección” y que no exime las reglas de distanciamiento social, etiqueta respiratoria, higiene de manos y utilización de barreras físicas.

El día 30 de abril, en entrevista con RTP, el primer ministro António Costa anunció que se aplicarían multas a quien no utilizase máscara en los transportes públicos. De acuerdo con el Decreto-Ley 20/2020, que modificó “las medidas excepcionales y temporarias respecto de la pandemia de la enfermedad Covid-19”, se establece la obligatoriedad del “uso de máscaras o pantallas protectoras faciales en el transporte colectivo de pasajeros”, subrayando que el incumplimiento “constituye el no acatamiento y será sancionado con multa” de un valor mínimo de 120 euros y un máximo de 350 euros.

En resumen, las directivas oficiales recomiendan el uso de máscaras “a toda persona que se encuentre en espacios interiores cerrados con muchas personas”. No está en discusión la opinión que emitió el neumonólogo en la entrevista del 3 de marzo, sino la replicación de partes de la entrevista, sin hacer mención a la fecha, ni al contexto, ni a las modificaciones que las autoridades implementaron respecto del uso de máscaras, como forma de disuadir a la población de usar máscara que, como ya subrayamos, comenzó a ser de uso obligatorio en determinadas situaciones o circunstancias.

En este sentido, las publicaciones en análisis pueden inducir a errores en la medida en que comparten la entrevista del 3 de marzo como si fuera actual e ignorando las nuevas reglas de obligatoriedad sobre el uso de máscaras (en determinadas situaciones o circunstancias) que decretaron las autoridades.

La clasificación final de este artículo incide en las referidas publicaciones descontextualizadas en las redes sociales, no así en la entrevista publicada en un periódico local que transmite las declaraciones del entrevistado.

__________________________________

Nota editorial: este contenido fue seleccionado por el Polígrafo en el ámbito de una alianza entre la verificación de datos y Facebook, con el objetivo de evaluar la veracidad de la información que circula en dicha red social.

En la escala de evaluación de Facebook, este contenido es:

Falso: se comprobó que los principales argumentos de los contenidos son imprecisos; generalmente, esta opción corresponde a las clasificaciones "Falso" o "Mayormente falso" en los sitios de verificadores de hechos.

En la escala de evaluación del Polígrafo, este contenido es:

Notificações

Na sua rede favorita

Siga-nos na sua rede favorita.
Falso
International Fact-Checking Network